Mejora tu vida sexual con autohipnosis

"Nuestra zona más erógena es el cerebro.”
Tracey Cox


Tener una vida sexual saludable es muy importante. Y no tenerla puede ser debido a múltiples factores, tanto físicos como psicológicos.

Este programa no entra a evaluar los factores físicos, que deben ser tratados por un especialista, pero sí te ayudará si la causa de tus problemas sexuales es psicológica. Los factores psicológicos abarcan facetas tan variadas como la falta de una buena educación sexual (o la carencia de ella), el sentimiento de culpa, la falta de comunicación con la pareja, la baja autoestima, la ansiedad, la autoexigencia, etc…

Mejorar nuestra vida sexual es altamente beneficioso. No sólo por el placer y la satisfacción que genera, sino porque mejora con ello nuestra salud en general: aumentan las defensas de nuestro organismo, mejora nuestro sistema cardiovascular, alivia los dolores gracias a la liberación de hormonas como la oxitocina y las endorfinas, mejora la calidad de nuestro sueño, ayuda a perder peso, favorece el desarrollo de la masa muscular, etc…

Este programa está especialmente desarrollado para combatir aquellos problemas derivados especialmente de la falta de deseo sexual. Dado que el deseo es un fenómeno psicológico, se puede mejorar con las técnicas que aprenderás en tres meses y medio y una dedicación diaria no superior a media hora.

Todos nuestros programas constan de una parte escrita con los pasos a seguir y una grabación con mensajes que ayudan a conseguir el objetivo marcado. La grabación, verdadera esencia de la psicología sugestiva, se escucha diariamente y sus mensajes actúan en el cerebro desarrollando paulatinamente esta habilidad.

Todos los materiales se reciben por correo electrónico, de forma gradual.

MÁS INFORMACIÓN

Para poder disfrutar de una vida sexual saludable es importante tener buena comunicación, confianza y sintonía con la pareja, además de que exista un respeto mutuo.

Pero también es fundamental vencer los tabúes, miedos y culpas que muchas personas tienen como consecuencia de la “educación sexual” recibida, en la que el sexo era visto como algo pecaminoso. Hay que intentar superar el obstáculo que representa esa represión sexual, que provoca un sentimiento de vergüenza en quien la sufre, impidiendo que pueda decir lo que realmente le apetece o le gusta. En algunos casos, esta actitud lleva incluso a evitar las relaciones sexuales.

Para vencer esa represión es importante aceptar que el sexo no es malo si se practica responsablemente y con el mutuo consentimiento; así como que también es bueno sentirse bien antes, durante y después de mantener una relación sexual. Para conseguirlo, es conveniente detectar qué es lo que nos impide disfrutar cuando tenemos una relación sexual, cuáles son los pensamientos negativos que pasan por nuestra cabeza durante la relación, para poder analizarlos y eliminarlos.

Asimismo, conviene analizar cómo nos sentimos después de haber mantenido una relación sexual y qué pensamos es ese momento.

Tener una vida sexual saludable depende de varios factores, tanto físicos como psicológicos, que aparentemente tienen menos relación con la actividad sexual pero que inciden directamente, tales como:

  • Dormir lo suficiente. El cuerpo humano requiere de un buen descanso y de un determinado número de horas de sueño para poder funcionar al 100% en todos los aspectos de la vida: laboral, familiar y, por supuesto, para poder disfrutar de unas buenas relaciones sexuales en unas buenas condiciones físicas.
  • Control del estrés: uno de los motivos por los que actualmente existen más personas con una inhibición del deseo sexual es el estrés. Llevar una vida demasiado ajetreada, en la que el tiempo es un bien escaso, poco ayuda a encontrar un momento para disfrutar de una sana relación sexual. Además, el exceso de preocupaciones dificulta la concentración a la hora de hacer el amor con nuestra pareja.
  • Ropa interior: la ropa interior es más importante de lo que muchas personas piensan; de hecho, es más sensual y provocador, y favorece más la fantasía, una adecuada ropa interior, tanto en el hombre como en la mujer, que ver el cuerpo desnudo de nuestra pareja.
  • Elementos ambientales: una luz tenue ayuda a despertar el deseo sexual, si además la acompañamos de una música tranquila y sensual, creamos un ambiente muy agradable.
  • Sentirse deseada/o: a la hora de tener una relación sexual, es importante sentirse como la persona más deseada y hermosa de la Tierra, e intentar olvidar los posibles complejos (michelines, kilos de más, etc.).
  • Variar de posturas: introducir posturas nuevas ayuda a evitar la rutina o la monotonía que llevan al aburrimiento y a una insatisfacción en las relaciones sexuales.
  • Hidratar la piel: es aconsejable hidratar convenientemente la piel, no sólo para que no se reseque; también ayuda, a la hora de mantener una relación sexual, tener una piel suave y agradable al tacto.

¿QUÉ VENTAJAS TIENE MEJORAR NUESTRA VIDA SEXUAL?

Son numerosas las ventajas que conlleva mejorar nuestra vida sexual:

  • Aumenta las defensas del organismo: mantener relaciones una o dos veces por semana aumenta los anticuerpos (inmunoglobulina A).
  • Mejora la salud cardiovascular, previene de ataques al corazón.
  • Reduce el riesgo de cáncer de próstata, en los hombres y de mama, en las mujeres.
  • Alivia los dolores, gracias a la hormona que se libera, la oxitocina, junto con las endorfinas, que también se liberan.
  • Mejora la calidad del sueño.
  • Ayuda a perder peso, y favorece la masa muscular.
  • Mejora el estado anímico, combate las depresiones.
  • Ayuda a que la piel rejuvenezca. De hecho, David Weeks afirma que el sexo es el principal factor para aparentar diez años menos de los que se tienen en realidad.

EL PROGRAMA

El programa que he desarrollado está especialmente indicado para el Deseo sexual hipoactivo o Deseo sexual inhibido (DSI); es decir, para aquellos casos en que hay una baja actividad sexual, sin que la causa sea otro problema, como falta de erección o vaginismo...

Hay que tener en cuenta que el deseo es un fenómeno absolutamente psicológico; se apoya sobre estructuras cerebrales y está regulado por neurotransmisores que lo exaltan o lo inhiben. Tal y como nos dice Tracey Cox, “nuestra zona más erógena es el cerebro”. Asimismo, el deseo sexual es un fenómeno fluctuante y no se produce de forma automática; por tanto, el hecho de que sintamos una inapetencia sexual en un momento de nuestra vida, no significa que el amor haya terminado, que se haya acabado la atracción por la otra persona o que se haya destruido la relación de pareja.

Desde hace más de veinte años, he aplicado técnicas de relajación física y mental, técnicas de visualización, técnicas de hipnosis clínica y técnicas cognitivo-conductuales que me han llevado a desarrollar la psicología sugestiva, con la que he enseñado a muchas personas a mejorar su vida sexual y a mejorar su estado anímico.

Tras haber comprobado la eficacia de las técnicas sugestivas en más de 5.000 personas, he desarrollado el siguiente programa para que cualquier persona pueda llevarlo a cabo y mejore su vida sexual.

El programa está dividido en 6 objetivos parciales que nos ayudarán a superar las barreras psicológicas que nos impiden tener una vida sexual satisfactoria:

  • Aprender a relajarnos físicamente y mentalmente. La relajación, física y/o mental, es fundamental para tener una vida sexual satisfactoria.
  • Disfrutar y aceptar nuestro propio cuerpo. Aceptar nuestro cuerpo supone ser conscientes de cuáles son nuestras virtudes y nuestras carencias para disfrutar del sexo.
  • Vivir el sexo como algo placentero. Es fundamental mantener una actitud positiva hacia las relaciones sexuales y buscar el placer para poder disfrutar plenamente.
  • Visualizarnos con una relación sexual satisfactoria. La visualización es una técnica que nos ayuda a tener la experiencia que deseemos mediante una realidad subjetiva, lo que facilita que haya una predisposición positiva para vivir esa realidad.
  • Fantasías sexuales. Aprenderemos a utilizar las fantasías para aumentar la libido y para combatir una disminución del deseo sexual.
  • Vencer la rutina. Aprenderemos distintas formas para evitar que las relaciones sexuales se hagan predecibles y rutinarias, lo que provoca en muchas ocasiones que el deseo disminuya y/o desaparezca.

¿CÓMO LLEVAR A CABO EL PROGRAMA?

> El programa completo para mejorar tu vida sexual tiene una duración de tres meses. No obstante irás notando desde el principio una mejoría.
> Es recomendable dedicarle una media hora diaria para escuchar la grabación y llevar a cabo las recomendaciones.
> Cada quince días recibirás un mail con un documento escrito y una nueva grabación.

> Conviene escuchar la grabación a diario en un lugar tranquilo. La escucha conviene hacerla sin interrupciones a la hora que a cada uno nos venga mejor.
> Es aconsejable que compres un cuaderno donde escribir las distintas tareas que te ayudarán a desarrollar su vida sexual.
> Es aconsejable escucharla con auriculares.
> No te preocupes si en algunos momentos la voz que te guía se oye poco en comparación con la música, es un efecto intencionado que potencia el efecto de las sugestiones.
> Si necesitas moverte hazlo… la escucha tiene que ser agradable y si algo te incomoda no lo conseguirás.

Puedes comenzar a mejorar tu vida sexual ahora mismo. Compra el programa.